Que no le metan lacto por leche

¿Qué es lo que se siente, se ve, huele y sabe como la leche, pero no es leche?

Hoy me levanté, como todos los domingos, con ganas de prepararme un buen desayuno, leer algunas columnas de opinión y ver la Serie A y la liga Premier; al estar listos los huevos y el café, me dirigí a la nevera en busca de lo que hace el desayuno más nutritivo: “La Leche”.
Al sacarla de la jarra que la detenta noté que no era la que habitualmente consumimos en mi hogar, no era ni la verde, ni la roja, era más bien de color naranja,

image

Lactosuero

igualmente noté en su parte inferior derecha una leyenda que dice: “NO ES 100% LECHE”. ¿Entonces que estaba tomando yo? Al dar la vuelta a la bolsa y leer los “Ingredientes”, encontré la razón de tan honesta leyenda, pues esa bebida tiene de TODO (Colorantes, Conservantes, Saborizantes)  pero lo que menos tiene es precisamente LECHE. En ese momento recordé un artículo que hace ya un tiempo había leído en la web y trataba de las investigaciones abiertas por la Superintendencia de Industria y Comercio en torno a la competencia desleal que algunas compañías estaban haciendo al producto “Leche Entera” pues estaban engañando al consumidor con un producto a base de leche, que ubican junto a la leche y venden como si fuera tal, pero que realmente es un lactosuero (suero de leche), que si bien una vez adicionados los químicos pertinentes da una apariencia de leche, no lo es, pues su valor nutricional es muy inferior al de la leche entera. Lo primero que uno pensaría es ¿si es tan mala quién la compraría? – La respuesta es sencilla, dos tipos de colombianos son sus consumidores, los que no saben y los que no tienen, en esta Colombia en la que el 65% de las familias disponen de 6.000 pesos (poco más de 3 dólares) al día para alimentar una familia integrada por papá, mamá y dos hijos, cualquier ahorro que se pueda hacer es ganancia, aunque este ahorro (con consciencia o no de esto) sea a costa de la nutrición de sus hijos, pues el consumidor desconoce que dicho producto (un 14% en promedio más barato) no aporta ni el 10% de nutrientes en comparación con la leche entera y sistemáticamente irá desbalanceando la ya pobre dieta que por la situación económica le ha tocado al colombiano de a pié.

Así que cuando vayamos al supermercado OJO, que no nos metan lacto por leche.

Éxitos,

Pedro Yepes Gallego
Florencia, Caquetá